Nuevo en DarwinIA: asignación vinculada al equity del trader

29 October 2018
Juan Colón

Desde que lanzamos DarwinIA en 2015, se ha convertido en nuestra URL más popular, especialmente al cierre de mes cuando se se fija la asignación de capital.

Como Darwinex, DarwinIA ha evolucionado con el tiempo. Empezó como premio en metálico. En 2016 introdujimos la asignación de capital actual: nocional al 10% de VaR por 6 meses, que ha crecido gradualmente hasta los 24 millones actuales. A principios de año sumamos los Dividendos Darwinianos, financiados con datos de la comunidad.

Darwinia es uno de nuestros pilares fundamentales, y cada evolución ha contribuido a alinearlo, a nuestro entender, con la misión de dotar al trader de un modelo de negocio independiente y viable.

En este post explicamos cómo cambia DarwinIA desde noviembre de 2018. Aprovechamos este nuevo paso en la hoja de ruta para:

  1. Recordar la propuesta de valor para el trader (y el 0 riesgo en el que incurre),
  2. Describir el alineamiento de intereses que buscamos,
  3. Explicar los cambios,
  4. Revisar los riesgos que tiene este cambio, de los que somos conscientes y que queremos compartir con la comunidad de usuarios de Darwinex.

Valor para el trader

Darwinex es un bróker diferente porque ofrece al trader cobrar por operar, en lugar de pagar. El servicio incluye todos los componentes de la introducción de capital tradicional:

  1. Plataforma de trading & acceso a datos
  2. Ejecución competitiva / Prime Broker
  3. Certificación & auditoría del track record
  4. Diagnóstico de invertibilidad / D-Score
  5. Gestión de riesgo independiente
  6. Acceso a la dotación de capital de DarwinIA
  7. Cobertura regulatoria para monetizar beneficio de cualquier inversor, ya sea captado por el propio trader o por Darwinex (= apalancamiento sin riesgo)
  8. Servicio de atención al cliente inversor

Haciendo abstracción de que (por el momento) un DARWIN es una cuenta gestionada y no un vehículo de inversión colectiva, hay muchos aspirantes a gestores que invierten decenas / centenas de miles de euros para montar una infraestructura que Darwinex facilita desde el primer euro de comisión.

Nuestro componente más disruptivo es éste: da la oportunidad a cualquiera para apalancar su operativa con rendimiento inversor – sin más riesgo que el asumido sobre el capital propio.


Alineamiento de intereses

Todo lo cual es… ¿demasiado bueno?

Aristóteles ya describió el vicio como exceso de virtud. ¿Y no será que permitir al gestor cobrar del inversor a partir del primer euro de comisiones le libera de demasiada responsabilidad? ¿Y si esta aparente falta de riesgo fuese un lastre para el activo DARWIN?

Puede ser…  y es uno de los argumentos fundacionales de DarwinIA. Queríamos demostrar nuestro compromiso con los traders e inversores – demostrando públicamente el rendimiento de las herramientas de diagnóstico y gestión de riesgo.

Por eso creamos DarwinIA como incentivo para el trader aspirante a gestor, para:

  1. Dar visibilidad a estrategias que destacan por su invertibilidad en cada momento.
  2. Dotar al trader de capital semilla para captar más inversión con credibilidad.
  3. Comprometer capital durante 6 meses – la idea es permitir al trader pensar a más largo plazo sin preocuparse por retiradas puntuales de capital.

Y la clave de todo era hacerlo con rigor:

  1. Darwinex gestiona el riesgo de todo DARWIN con VaR del 10% – todas compiten en igualdad de riesgos y por tanto, retornos.
  2. Todos los participantes invierten dinero real, se juegan su propio capital.
  3. El escalafón depende mucho más del rating de invertibilidad (D-Score) de Darwinex, que de la rentabilidad mensual.
  4. El atributo de experiencia penaliza mucho a estrategias sin historial – de hecho casi imposibilita obtener premios sin, como mínimo, meses de track-record con dinero real.

Credibilidad del activo

Y ahí está la clave del cambio propuesto.

La propuesta de Darwinex es disruptiva en el contexto de la gestión tradicional y chocamos con escepticismo cuando hablamos con inversores institucionales:

  1. ¿Qué credibilidad tiene una estrategia / gestor que opta a apalancamiento ilimitado con, por ejemplo 100 euros de equity en su cuenta?
  2. ¿Qué impide a un desarrollador de algoritmos generar 20 algoritmos y subirlos al concurso por un total de 2000 EUR (a razón de 100 EUR por cuenta)?
  3. ¿Qué alineamiento de intereses es ése que predicáis, permitiendo que el riesgo absoluto entre el inversor y el trader sea tan asimétrico?

… y la verdad es que no nos quedamos satisfechos con nuestra propia respuesta.

DarwinIA siempre ha estado diferenciada de concursos de trading al uso en el mundo CFD (1000 euros a quien gane más en un mes, ¡con una cuenta demo!)… pero pensamos que es necesario cambiar el posicionamiento para llegar a donde queremos.


Cambios en DarwinIA a partir del 5 de noviembre

¡Gracias por seguirnos hasta aquí! Esperamos que con este contexto entiendas la motivación que nos lleva a la siguiente evolución del concepto DarwinIA.

A partir de noviembre, la asignación dependerá del equity mínimo de cada estrategia durante el mes. Cada una de las 48 posiciones tendrá asignado:

  • Una inversión máxima, que se dotará en su totalidad o no en función del equity mínimo de la cuenta subyacente (equity más bajo registrado durante el mes de la competición),
  • A través de un múltiplo, que variará entre las diferentes posiciones, con un máximo de 30 para el primer puesto, que se reduce hasta un mínimo de 15 para el último.

A modo de ejemplo, un hipotético ganador del primer premio, dotado con una inversión máxima de 300.000 EUR, recibirá una inversión de:

  • 300.000 EUR con un equity mínimo de EUR 15.000.
  • 150.000 EUR con un equity mínimo de EUR 5.000 (limitada por el múltiplo de 30).

El resto del formato (compromiso de 6 meses, 20% de success fee, etc.) y el algoritmo de ranking se mantienen. Este cambio entrará en vigor a partir del 5 de noviembre, día a partir del cual empezarán a tomarse medidas de equity de todas las cuentas.


Riesgos

El objetivo de DarwinIA a largo plazo es fomentar la carrera de quien está comprometido con gestionar capital a largo plazo – puesto que ese es el cliente fundamental para el activo.

Somos conscientes del riesgo de que esta medida se interprete de forma contraria a nuestra visión meritocrática, y estamos más que abiertos a contemplar alternativas que vayan en aras de avanzar hacia el objetivo, mientras preservamos la credibilidad del activo.

¿Y tú, qué opinas?